La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamamiento a los países para que aprovechen las recientes reducciones de los costos del diagnóstico y el tratamiento de las hepatitis víricas y aumenten las inversiones para eliminar la enfermedad.

Un nuevo estudio de la OMS, publicado en Lancet Global Health, revela que la inversión de US$ 6000 millones al año en la eliminación de la hepatitis en 67 países de ingresos bajos y medianos evitaría 4,5 millones de muertes prematuras de aquí a 2030, y otros 26 millones con posterioridad a esa fecha.

Se necesitan US$ 58 700 millones para eliminar las hepatitis víricas como amenaza para la salud pública en esos 67 países de aquí a 2030. Esto significa reducir las nuevas infecciones en un 90% y las muertes en un 65%.

«Hoy en día, el 80% de las personas con hepatitis no pueden obtener los servicios que necesitan para prevenir, detectar y tratar la enfermedad», ha dicho el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. «En el Día Mundial contra la Hepatitis, pedimos un liderazgo político audaz, con inversiones a la par. Hacemos un llamamiento a todos los países para que integren los servicios relacionados con las hepatitis en los paquetes de prestaciones en el contexto de sus esfuerzos por lograr la cobertura sanitaria universal».

Inviertiendo ahora en pruebas diagnósticas y medicamentos para tratar las hepatitis B y C, los países pueden salvar vidas humanas y reducir los costos relacionados con la atención a largo plazo de la cirrosis y el cáncer de hígado a consecuencia de las hepatitis no tratadas.

11.08.2019 – Nueva York